NOS VAMOS DE EXCURSIÓN!!!

Llega el martes por la mañana y en la plaza de Espinosa esperamos ansiosos al autobús que nos llevará a las Salinas de Añana. Tenemos 1 hora de autobús que entre peli y varios ¿queda muchooooo? nos vamos acercando al lugar donde pasaremos la mañana.

Una vez allí baño, almuerzo y manos a la obra porque nos vamos a convertir en salineros!!

Rodillo en mano nos explican como sacar la sal de la era una vez que el sol ha evaporado el agua.

Y para ello hay que llenar la era con agua! Así que con el trabuquete sacamos agua salada del pozo.

Así que después de tanto trabajar y como buenos salineros, nos han dado nuestro «salario»!! Que contentos nos hemos puesto!!

Después ha venido Nerea para explicarnos como funcionaban las salinas y de donde venía toda esa sal.

Y para acabar la calurosa mañana nos hemos dado un remojón de pies en el spa salino. Que agustito se estaba… Porque teníamos hambre que si no, nos hubiésemos quedado ahí horas.

Para acabar la excursión, nada mejor que una buena comida acompañada de helado y baño en el área recreativa de Espejo.

Y hoy miércoles estamos de suerte porque volvemos de excursión!! Visitamos la ´fabrica de quesos y yogures «Castro Valnera delicatessen». Juan nos explica como hacer queso y yogur y después lo ponemos en práctica!

Volvemos al albergue porque las monitoras nos tienen preparada una sorpresa con pico y plumas! Han llegado del CRAS de Burgos (centro de recuperación de aves) tres jóvenes cernícalos. Les hemos visto de cerca, tocado con cuidado, bautizado como Coco, Quieto y Alitas y puesto en libertad.

También las monitoras nos han explicado un montón de curiosidades sobre el mundo de las aves. Hemos aprendido un montón de cosas sobre sus plumas, sus costumbres, sus picos y sus patas!

Nuevo capítulo de la serie “Aventuras en el Bosque Escuela»

Continuamos con nuestra divertida experiencia en el bosque escuela. Comienza una nueva semana y nos levantamos llenos de energía, sabiendo que hoy es lunes y que nos vamos de excursión a las Salinas de Añana! 

Después de desayunar con ganas, y coger la mochila, nos preparamos para pasar una mañana llena de emociones y sorpresas. 

Tras un largo viaje nos reciben unos simpáticos monitores en las Salinas de Añana y nos dejan unos minutos para almorzar. Como somos muchos hacemos dos grupos, de peques y de no tan peques y mientras unos hacen la visita a la salina los otros hacemos un taller.

En la visita nos explican el duro trabajo de los salineros y como hacían para conseguir ese oro blanco que llega a nuestras mesas para dar sabor a nuestras comidas. Luego en el taller pusimos en práctica todo aquello que nos habían explicado:

1º Sacar el agua del pozo a la era con un trabuquete hasta tapar el dedo gordo del pie

2º Remover rápido con un rodillo la era para despegar la sal del fondo

3º Amontonar la sal en el centro de la era y retirar con el rodillo para llenar la cesta de sal

Como podréis observar todo fue muy divertido y para acabar… Nos dimos un pediluvio con las aguas saladas de la salina!

Bueno y como trabajar parece que da hambre eso era lo que tocaba después de tanto esfuerzo… Y que bien entraron esos bocadillos que nos habíais preparado! Un poco de juego en el parque, heladito, baño y de vuelta para Espinosa.

 

Sobre el viernes no os habíamos contado pero fue un día de lo más divertido! Como todos los días, nada más llegar al albergue, los educadores nos recibieron con los brazos abiertos y una sonrisa en la cara. Hicimos un círculo todos juntos, nos enumeramos diciendo nuestro número en inglés y empezamos a cantar varias canciones. (Una lástima que no se cantase la canción de “Curro”, espero que la repitamos otro día).

Cantamos tan bien que empezó a llover, menuda tormenta nos cayó. Pero afortunadamente, solo duro unos minutos y pudimos seguir con las actividades que los educadores nos habían preparado.

Hicimos dos actividades; una fue un “cuentacuentos”, donde nos explicaron la importancia de la amistad y el compromiso. Después del cuento, tuvimos que hacer una manualidad, utilizando cantos rodados del río y temperas. Cada uno dibujo un pez, a su gusto, con sus colores y dibujos favoritos. Al final, creamos un gran banco de peces, todos diferentes entre sí, pero formando un solo grupo.

Después de lavarnos las manos, porque nos pringamos muchísimo jugando con las temperas, era hora de almorzar. Durante el almuerzo, aprovechamos para descansar un poco y recobrar fuerzas.

Con las pilas ya cargadas y listos para dar guerra de nuevo, nos enteramos que la siguiente actividad iba a ser una “Gymkana Guarra”… Yyyyuuuuuujuuuuuuuuu!!! con lo que nos gusta pringarnos y hacer el jabalí por el bosque.

Durante la Gymkana tuvimos que realizar varias pruebas, todas ellas super divertidas y muy pringosas.

Hicimos como “Rambo” y nos arrastramos por el barro, luego tuvimos que hacer lucha libre sobre una lona que resbalaba muchisimo y estaba super pringosa (olía a cola-cao). Tuvimos que transportar, haciendo malabares, vasos con un líquido muy marrón. Otro desafío fue intentar comernos una galleta con mermelada, pegándonos la galleta en la frente y sin usar las manos. Algunos tuvimos que pringarnos con agua y harina, y otros tantos mojarnos con globos de agua.

Al final de la mañana, como todos estábamos super enguarrados, los educadores tuvieron que sacar la manguera y darnos un agua a todos. ¡¡¡Pero que bien nos sentó ese agüilla, con la caloh que hacía y lo pegajosos que estábamos!!!

Fue una mañana de lo más entretenida, ideal para comenzar el fin de semana cargados de energías positivas y ganas de volver el lunes.

DE SAFARI POR EL KARPIN

Compartimos con vosotros estas fotos del día que pasamos en el Karpin Aventura en agosto, para que podáis disfrutar como lo hicimos nosotros.

Muchas gracias al fotógrafo, Jonathan!

UNA DESPEDIDA SALVAJE

El viernes fuimos de excursión final del Bosque Escuela al Karpin Aventura. El viaje de autobús se nos hizo un poco largo, pero valió la pena y llegamos todos sin ningún mareo.

Una vez allí, almorzamos y nos estuvieron contando que es lo que hacían en el centro y por qué estaban allí aquellos animales. Sobre todo aprendimos que si queremos una máscota, tenemos que ser muy responsables, cuidarle y darle todo lo que necesita y no abandonarla por ahí. Después nos fuimos de ruta por el parque y vimos un lince, macacos, avestruces, arruis, warabis, un móntón de rapaces y hasta dos osos. También tuvimos tiempo de visitar a los dinosaurios. Pero mejor lo veis en una fotos.

Continúa leyendo UNA DESPEDIDA SALVAJE