Nuevo capítulo de la serie “Aventuras en el Bosque Escuela»

Continuamos con nuestra divertida experiencia en el bosque escuela. Comienza una nueva semana y nos levantamos llenos de energía, sabiendo que hoy es lunes y que nos vamos de excursión a las Salinas de Añana! 

Después de desayunar con ganas, y coger la mochila, nos preparamos para pasar una mañana llena de emociones y sorpresas. 

Tras un largo viaje nos reciben unos simpáticos monitores en las Salinas de Añana y nos dejan unos minutos para almorzar. Como somos muchos hacemos dos grupos, de peques y de no tan peques y mientras unos hacen la visita a la salina los otros hacemos un taller.

En la visita nos explican el duro trabajo de los salineros y como hacían para conseguir ese oro blanco que llega a nuestras mesas para dar sabor a nuestras comidas. Luego en el taller pusimos en práctica todo aquello que nos habían explicado:

1º Sacar el agua del pozo a la era con un trabuquete hasta tapar el dedo gordo del pie

2º Remover rápido con un rodillo la era para despegar la sal del fondo

3º Amontonar la sal en el centro de la era y retirar con el rodillo para llenar la cesta de sal

Como podréis observar todo fue muy divertido y para acabar… Nos dimos un pediluvio con las aguas saladas de la salina!

Bueno y como trabajar parece que da hambre eso era lo que tocaba después de tanto esfuerzo… Y que bien entraron esos bocadillos que nos habíais preparado! Un poco de juego en el parque, heladito, baño y de vuelta para Espinosa.

 

Sobre el viernes no os habíamos contado pero fue un día de lo más divertido! Como todos los días, nada más llegar al albergue, los educadores nos recibieron con los brazos abiertos y una sonrisa en la cara. Hicimos un círculo todos juntos, nos enumeramos diciendo nuestro número en inglés y empezamos a cantar varias canciones. (Una lástima que no se cantase la canción de “Curro”, espero que la repitamos otro día).

Cantamos tan bien que empezó a llover, menuda tormenta nos cayó. Pero afortunadamente, solo duro unos minutos y pudimos seguir con las actividades que los educadores nos habían preparado.

Hicimos dos actividades; una fue un “cuentacuentos”, donde nos explicaron la importancia de la amistad y el compromiso. Después del cuento, tuvimos que hacer una manualidad, utilizando cantos rodados del río y temperas. Cada uno dibujo un pez, a su gusto, con sus colores y dibujos favoritos. Al final, creamos un gran banco de peces, todos diferentes entre sí, pero formando un solo grupo.

Después de lavarnos las manos, porque nos pringamos muchísimo jugando con las temperas, era hora de almorzar. Durante el almuerzo, aprovechamos para descansar un poco y recobrar fuerzas.

Con las pilas ya cargadas y listos para dar guerra de nuevo, nos enteramos que la siguiente actividad iba a ser una “Gymkana Guarra”… Yyyyuuuuuujuuuuuuuuu!!! con lo que nos gusta pringarnos y hacer el jabalí por el bosque.

Durante la Gymkana tuvimos que realizar varias pruebas, todas ellas super divertidas y muy pringosas.

Hicimos como “Rambo” y nos arrastramos por el barro, luego tuvimos que hacer lucha libre sobre una lona que resbalaba muchisimo y estaba super pringosa (olía a cola-cao). Tuvimos que transportar, haciendo malabares, vasos con un líquido muy marrón. Otro desafío fue intentar comernos una galleta con mermelada, pegándonos la galleta en la frente y sin usar las manos. Algunos tuvimos que pringarnos con agua y harina, y otros tantos mojarnos con globos de agua.

Al final de la mañana, como todos estábamos super enguarrados, los educadores tuvieron que sacar la manguera y darnos un agua a todos. ¡¡¡Pero que bien nos sentó ese agüilla, con la caloh que hacía y lo pegajosos que estábamos!!!

Fue una mañana de lo más entretenida, ideal para comenzar el fin de semana cargados de energías positivas y ganas de volver el lunes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.