ORO BLANCO

En Añana nos enseñaron que los mejores salineros son el Sol y el Viento del Sur. Y no mentían.

Rondando los 40ºC , nos adentramos en el Valle Salado de Añana, un lugar único en el mundo que, desde tiempos inmemoriales ha estado unido a la extracción del delicado «oro blanco», la sal.

Aprendimos de sus usos como conservante, como saborizante, como cosmético, como medicamento.

Aprendimos a diferenciar las flores de sal de los cristales más rudos, la sal rosada de la vítrea, el trabuquete y el rodillo, la recolección prehistórica de los ingenios romanos…

Manantiales que saben a mar, un diapiro salino.

Trabajamos como salineros y nos ganamos nuestro valioso salario, manjar preciado por prestigiosos chefs y gourmets y aprovechamos el momento para relajar nuestras piernas en un curioso spa salino.

Acalorados y cansados, nos refugiamos en la chopera de Espejo, donde comimos y sofocamos la canícula con frescos baños en el río.

Un día intenso y hermoso, compartiendo experiencias y emociones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.